El resultado negativo, la gran frustración del deporte


Y sí, el deporte muchas veces es cruel. A veces de un envión te eleva a lo más alto y otras veces, de un solo saque, te lo quita todo. Unos ganan y otros pierden. El disfrute y la alegría se contrastan con la desazón y la tristeza.

El tenis resulta ser un tanto más despiadado que otros deportes dado que el empate no existe y, por ello, esa calma y mentirosa incertidumbre que genera la igualdad no conforma ni tampoco le soba la espalda al vencido.

Amargo adiós. Juan Ignacio Chela logró su mejor participación en un Grand Slam

El fútbol, en cambio, para goce de muchos o para desgracia de otros, le da lugar a la calma y mentirosa incertidumbre para que habite en él. Sin embargo, no deja de ser injusto y cruel, de lo contrario no existiría tan resultadista frase como “en el fútbol los goles no se merecen, se hacen”,  entre otras.

Para Juan Ignacio Chela, haber llegado a cuartos de final de Roland Garros fue una verdadera hazaña, si se tienen en cuenta sus 31 años y su actual desempeño profesional. Sin embargo, se topó con el número 4 del mundo y ese mismo señor, Andy Murray, le hizo morder el polvo y le dio a probar el amargo gusto de la derrota.

Para Picadito, el nuevito de la Copa 6 de fútbol, que en su partido anterior había alcanzado alzarse con una gran victoria, también el deporte se convirtió en dolor, puesto que le tocó verle la cara de malo a Jochyly Peppers, el equipo vencedor.

Y de la misma manera en que Chela ilusionó en su arranque, como un Torino 0km en la pole position en el GP de Mónaco, las chicas de Picadito hicieron lo suyo tratando de imitar lo acontecido el sábado anterior. No obstante, ninguno logró salir triunfante en sus luchas deportivas.

Qué difícil es hacer un gol! y que fácil es equivocarse y recibir uno ¡Cuánto cuesta ganar un punto! y que rápido se pierde. A veces el sacrificio y la entrega no alcanzan contra la superioridad del rival. Pero, no está muerto quien pelea, dicen; la única lucha que se pierde es la que se abandona, decía, y tanto el Flaco como las chicas hicieron  bandera esas frases y continuaron transpirando la camiseta.

A pesar del esfuerzo realizado, de las diferencias achicadas, de los puntos bien jugados y de los goles descontados, las marcas fallidas, los pases sin destinatario, los errores no forzados y las dobles faltas tomaron el control e inevitablemente, el Torino y el equipo perdieron sus partidos.

Finalmente, las contundentes caídas de 7-6;7-5;6-2 y de 5 a 2 se convirtieron en lamentos y en decepciones para el tenista y para las futbolistas, respectivamente, siendo esta vez la derrota la protagonista de sus historias.

Pese al mal resultado, a la frustración ganada y al objetivo no cumplido, la motivación está viva y es positiva, ya que lo que no mata, fortalece.

Anuncios

Acerca de cosasdechicas2011

Estudiante de periodismo en el Instituto de Periodismo Deportivo, Deportea. Sanjuanina residente en Capital Federal. Amante de la actividad deportiva y del mundo que encierra dicha pasión.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s